miércoles, 19 de octubre de 2016

Tocar y no consultar se llama descuidar


Profamilia se une con Roche para hacer un llamado a la detección temprana y tratamiento oportuno en el Día Mundial de la Prevención del cáncer de seno. Te invitamos a consultar a tu especialista e informarte acerca de la ruta de prevención que tenemos para ti. 

El primer síntoma reconocible de cáncer de seno suele ser un bulto que se siente diferente al resto del tejido mamario.

Otros indicadores de cáncer de seno pueden incluir engrosamiento diferente de otros tejidos mamarios, haciendo que uno de los senos se vuelva más grande o esté más abajo; un cambio en la forma o la posición de un pezón, o inversión del mismo; arrugas de la piel o formación de hoyuelos; erupción en o alrededor de un pezón, secreción del pezón, dolor constante en una parte del seno o la axila, e inflamación debajo de la axila o alrededor de la clavícula.

Prevención y detección temprana

Las mujeres pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de seno manteniendo un peso saludable, reduciendo la ingesta de alcohol, manteniéndose físicamente activas y amamantando a sus hijos.

Para detectar a tiempo el cáncer de seno, se puede hacer una mamografía, o sea, una exploración diagnóstica de imagen por rayos X de la glándula mamaria, la cual permite identificar lesiones de mínima dimensión facilitando la detección de tumores antes de que puedan ser palpables y clínicamente manifiestos.

También es importante realizarse exámenes clínicos de seno. Durante el procedimiento, la mujer se desviste de la cintura para arriba y el profesional primero observará los senos tratando de detectar si hay anomalías en su tamaño o forma, o cambios en la piel de los senos o de los pezones. Luego, usando las yemas de los dedos, el examinador palpará suavemente los senos.

Otra forma de detectar el cáncer de seno tempranamente es mediante el autoexamen de seno, que consiste en que la mujer realice una palpación de sus propios senos para detectar si tiene alguna anormalidad en esta parte de su cuerpo. Las mujeres que no sepan hacer el autoexamen pueden aprender durante el examen clínico, preguntándole al profesional de la salud cómo hacerlo.

El autoexamen debe ser realizado como parte integral del autocuidado de cada mujer, por lo tanto puede hacerlo ella misma una vez al mes, cinco a siete días después de la menstruación, cuando la tensión del seno es menor. Es preciso hacerlo para prevenir o detectar a tiempo el cáncer de seno.

Estos son los pasos para el autoexamen de seno:

1. Colóquese frente a un espejo, gire el tronco hacia la derecha y hacia la izquierda un parde veces e inspeccione ambos senos en busca de hoyuelos, desviaciones del pezón o descamación de la piel alrededor del pezón (areola).


2. Ponga las manos detrás de la cabeza y haga presión, mueva los codos hacia arriba, hacia adelante y fíjese si aparecen hundimientos o abultamientos en cualquier parte del seno.

3. Con el mismo fin coloque las manos sobre la cadera, presione hacia abajo y hacia adentro.

4. Levante el brazo izquierdo y con la mano derecha examine su seno izquierdo. Deslice los dedos de la mano en forma circular alrededor de todo el seno. No olvide palpar también el pezón, la areola y la axila. Realice el mismo procedimiento en el seno derecho, ahora examinándose con la mano izquierda.

5. El examen culmina exprimiendo suavemente los pezones entre los dedos índice y pulgar. Si durante este procedimiento usted detecta secreción en alguno de sus senos acuda al médico inmediatamente.

6. Colóquese boca arriba con una almohada o toalla doblada debajo de su hombro. Levante el brazo y colóquelo sobre la cabeza. Esta posición distribuye el tejido mamario y permite detectar mejor las lesiones tumorales pequeñas. Con la mano derecha palpe el seno izquierdo y viceversa.

Los médicos recomiendan realizar los pasos 4 y 5 acostada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada