martes, 11 de octubre de 2016

¿Qué dicen los indicadores en el Día Internacional de la Niña?





















Las Naciones Unidas declaró el 11 de octubre de 2011 como el día internacional de la niña, el objetivo de esta declaración y conmemoración anual es garantizar el cumplimiento y reconocimiento de sus derechos. Sin embargo, la situación de las menores no es alentadora en algunos países de la región ¿Qué dicen los indicadores?

Se estima que unas 16 millones de adolescentes entre 15 y 19 años dan a luz cada año, lo que representa el 11% de todos los nacimientos a nivel mundial, un 23% como consecuencia del embarazo adolescente carga enfermedades debidas al embarazo y parto; estas y otras cifras entregadas en el más reciente informe de la organización internacional Save the Children en el día internacional de la niña, da cuenta de la vulneración de derechos a la que se enfrentan las menores y las brechas que aún existen en torno al acceso a servicios de calidad en salud sexual y reproductiva.

Las adolescentes en general y las niñas en particular aún son víctimas de las barreras sociales y culturales, el acceso al conocimiento sigue siendo una de las grandes deficiencias para muchas de ellas, lo que ha limitado el avance en la autonomía reproductiva, convirtiéndolas en blanco de embarazos no planeados, violencia sexual y abortos clandestinos.

Pese a que países de África y oriente medio son quiénes registran mayor número de barreras, América Latina se ha convertido en un referente cultural que ha instaurado acciones machistas reflejadas en normas sociales que influyen de manera negativa en los roles de las niñas y en su proyecto de vida.

Otra cifra que revela el estudio de la organización internacional, asegura que las adolescentes embarazadas tienen mayor probabilidad de tener una alimentación y salud más precarias, lo cual incrementa el riesgo de muerte y discapacidad fetal, perinatal y materna hasta en un 50%.

En Colombia, la Corte Constitucional ha adoptado el concepto de "Capacidad evolutiva" de niños, niñas y adolescentes entendiendo que el derecho a su desarrollo integral se relaciona con su desarrollo evolutivo, lo anterior responde a la garantía derechos y prestación de servicios en salud sexual y reproductiva de acuerdo con la capacidad evolutiva.

Es decir, que los contextos culturales, ambientes y diversas experiencias que enfrentan las niñas alineadas a su capacidad evolutiva, son suficientes para considerar importante y de vital importancia garantizar el acceso a métodos anticonceptivos, información veraz, oportuna y servicios de salud sin ninguna clase de barrera cultural y religiosa.

De acuerdo con lo anterior y tomando como referencia el escenario que enfrentan las niñas de la región y en el mundo, vale la pena replantear desde la cotidianidad las barreras sociales, culturales, religiosas y de acceso a información que se están gestando, pensar en que cada oportunidad, espacio de información y orientación que brindemos puede cambiar el destino de una niña que será una mejor adolescente y un adulto feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada